Celebraciòn de la Fiesta del Bautismo de Nuestro Señor Jesucristo

06/19 de Enero


El Jueves 19 de Enero dìa la gran fiesta, se se celebrò la Divina Liturgia y el Oficio de Bendiciòn del Algua en el Templo de la "Santìsima Trinidad" de Oberà y la Aspersiòn con el agua bendecido todo el templo parroquial.

El Mièrcoles 18 de Enero se celebro la Vispera de la Fiesta del Bautismo de Nuestro Señor Jesucristo con el oficio del Bendiciòn del Agua en el Templo "Todos los Santos que Iluminaron la Tierra Rusa" de Gobernador Lòpez.

Tambièn se asperge con el agua bendecido todo el Templo.


El jueves de tarde se celebro el Oficio de Bendiciòn del Agua en el Templo "Santa Resurrecciòn de Picada Yapeyù, Municipio de Guaranì. 

Tambièn la Comunidad Ortodoxa "San Tijon y Todos los Nuevos Santos Màrtires Rusos" de Leandro N. Alem tuvo la Celebraciòn de la Divina Liturgia y Bendiciòn del Agua el dìa domingo 22 de Enero de Mañana.

El Domingo 22 de Enero , la Comunidad Ortodoxa "San Nicolàs" de Wanda tuvo el Oficio de Bendiciòn del Agua, y al final se compartiò la tradicional cena fraternal.

San Gregorio Nacianceno , Obispo

El bautismo de Cristo (Isaias 42: 1-9 y 49, 1-9)

Cristo es iluminado: dejémonos iluminar junto a èl; Cristo se hace bautizar: descendamos al mismo tiempo que èl, para ascender a èl.

Juan està bautizando, y Cristo se acerca; tal vez para santificar al mismo por quien va ser bautizado; y sin duda para sepultar en las aguas a todo el viejo Adàn, santificando el jordàn antes de nosotros y por nuestra causa; y asì el Señor que era espíritu y carne, nos consagra mediante el espíritu y el agua (...)

Honremos hoy nosotros, por nuestra parte, el bautismo de Cristo y celebremos con toda honestidad su fiesta. Ojalà que estèis ya purificados, y os purifiquèis de nuevo. Nada hay que agrade tanto a Dios como el arrepentimiento y la salvación del hombre, en cuyo beneficio se han pronunciado todas las palabras y revelado todos los misterios; para que como astros en el firmamento, os convirtàis en una fuerza vivificadora para el resto de los hombres; y los esplendores de aquella luz que brilla en el cielo os hagan resplandecer, como lumbreras perfectas, junto a su inmensa luz, iluminados con màs pureza y claridad por la Trinidad...