Fiesta Patronal en Campinas de las Misiones - Rio Grande del Sur - Brasil

Templo "San Juan el Teólogo"

El día 08 de Octubre a las 09:00 horas, el Padre Bartolomé ofició la Divina Liturgia en el día de "San Sergio Radonezh" Patrono de Rusia y Vísperas de la Fiesta de "San Juan el Teólogo" de Campinas de las Misiones, unos de los Templos de muchos años de existencia que evoca la presencia de inmigrantes y de descencientes rusos que poblaron y pueblan esta región del Brasil.

Este Templo situado en Linhea Paca do Sul, de Campinas de las Misiones está dedicado a San Juan el Teólogo, Santo Protector de la Comunidad Ortodoxa del Lugar.

Cabe destacar la presencia en la Fiesta Patronal del Templo, el Prefeito y Vice Prefeito de Campnhas de las Minioses, el Padre Ignacio de la Iglesia Católica Romana, el Padre Nicolás Kapusta que sirvió más de 20 años en este Santo Templo.

Además, la presencia de la Pastora Patricia de la Iglesia Metodista de la vecina localidad del lugar, con numerosos concurrentes colaboradores y simpatizantes de la iglesia ortodoxa del lugar-

Juan fue honrado por el Señor como el más justo de los doce Apóstoles y fue uno de los tres discípulos más vinculados a Cristo, quien le reveló muchas veces sus divinos misterios. Así, cuando el Señor fue a resucitar a la hija de Jairo, no permitió que nadie lo acompañara, salvo Pedro, Jacobo y Juan. Tampoco Juan estuvo ausente cuando el Señor oró en el jardín, porque este dijo a sus discípulos: "Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro. Y tomando a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo" (Mateo 26:36-37); o sea, a Jacobo y a Juan. Asimismo, cuando él deseó mostrar la gloria de su divinidad en el monte Tabor, llevó también sólo a Pedro, Jacobo y Juan.

Como discípulo querido del Maestro, Juan nunca se separó de Cristo. El gran amor de Cristo se hace evidente en el hecho que Juan descansó su cabeza sobre el pecho de Aquél. Porque en la mística cena, cuando el Señor dijo que iba a ser traicionado y los discípulos se miraban unos a otros con perplejidad, preguntándose de quién hablaba él, Juan puso su cabeza en el pecho de su querido Maestro, como él mismo relata en su evangelio: "Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús. A este, pues, Simón Pedro hizo señas para que preguntase quién era aquel de quien hablaba. El entonces, recostádo cerca del pecho de Jesús, le dijo: Señor, ¿quién es?" (Juan 13:23-25). El Señor amaba tanto a Juan que sólo éste podía poner sin temor su cabeza en el pecho de El y preguntarle abiertamente sobre este secreto. Juan también le expresaba un amor reciproco a su amado Maestro, más intenso que el de los demás Apóstoles; porque en el momento del sufrimiento voluntario de Cristo, todos le dieron la espalda, olvidando a su Pastor. 


Solamente él presenció todos los tormentos de Cristo, sufriendo con el en su corazón, llorando y lamentándose junto a la purísima Virgen María madre del Señor. Ellos permanecieron al lado del Hijo de Dios que sufrió por nosotros, hasta que murió en la cruz; por tal razón, el Señor lo entregó como hijo a la purísima Virgen María. "Cuando vio Jesús a Su madre y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo. Después dijo al discípulo: He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en si casa" (Juan 19:26-27). Y él la miró como a su propia madre y le sirvió con mucho respeto.